El “pibe” Joan Manuel Serrat, un Gardel más en Argentina

Buenos Aires, November 19 (EFE).- El flechazo entre Argentina y Joan Manuel Serrat trasciende lo musical. As if it were a “Gardel” más se tase, the ‘Nano’ generates on this side of the Río de la Plata a fervor cooked to the golpe of more than half a century of mysticism and songs, but also of political and social compromise and friendships.

The 78-year-old Catalan musician is touring the Argentinian stages these days with his farewell tour. “Me decís Serrat y para mí es amor, el amor de la infancia, de la adolescencia, el amor de persona”, reveals to EFE Alejandra ‘Sipi’ Capalbo, hija de Alfredo Capalbo, primer presentante del cantautor en Argentina.

Remember how his father had to convince Alejandro Romay, Histórico Empresario Televisivo, to let Serrat act on his first visit to Argentina in 1969.

“‘Alfredo, yo no puedo hacerlo cantar, mírale el pelo, la pinta que tiene'”, recalls Sipi: “‘Alejandrito, yo te prometo que va a ser número 1′”, contested his father -deceased in 2014-, who in 1981 it represents Julio Iglesias or Jose Luis Perales and includes the name of the Queen of Argentina.

TIEMPOS DIFÍCILES

Serrat debuted in 1965 and, first singing in Catalan and then also in Castilian, he forged great popularity. Su llegada a Argentina, con 26 años, servió de cobijo: su renuncia en 1968 a ir al Festival de Eurovisión, por no dejarle el francismo cantar en catalán, abrió años de campaign en su contra en España.

“I think América Latina, y Argentina y otros países como México, Chile, Uruguay, Paraguay o Colombia represaron para él una effervescence y una mirada desde otro lugar que por ahí en España había”, cuentarat S autoramerlinga en la Argentina. Cincuenta años de amor y aventuras’.

Acting on television, in carnivals or doing various concerts per night, he found himself with a juvenile militancy that rebelled against the Argentine dictatorship of the time: “Su música también travesó todos estos momentos y memorice uneto unetomereo”.

“Es uno de los tipos más porteños (de Buenos Aires) que yo conozco”, affirms the cantautor Víctor Heredia, exponent of popular Argentine music and friend of Serrat since his primer viaje al país.

“Él representaba lo que muchos jóvenes de América Latina trataban de expressar en sus canciones, pero él hacía con tanta soltura y desde un parameter y nivel intelectual extraordinario”, señala, seguro de que se se vio en él del a” , a “un pibe argentino de absoluta humildad’.

Siempre fue, he added, “absolutamente solidario y atento a todo lo que sucedía socialmente en Argentina”, lo que hizo que todo el mundo se “enamorara”.

COMPROMISO POLÍTICO

His trips to Argentina were interrupted in 1976, when the last dictatorship broke out, which left thousands missing, censored his songs and kept him away for seven years. Ya antes y durante el Gobierno peronista (1973-1976), su compromiso le había llevado a relacionarse con la militáncia en momentos áligidos de violencia de la Triple A estatal o de guerillas como Montoneros.

In 1972, uno de sus conciertos fue desalojado por una amenaza y se encontraron dos bombs. “Era lo que sufrían los artistas en esa época; por eso muchos marcharon al exilio”, affirms Smerling.

De aquellos tiempos es “La Montonera”, canción surrounded by mysticism by the versions sobre en quien pudo inspirarse al componerla. Nunca quiso grabarla officially y solo la tocó en algún recital.

Los años de la dictatorship (1976-1983) increased the symbolism of their songs, which served as refuge for some detainees and, according to Smerling’s book, were used by repressors, grim quiz. de los torturados.

Sipi remembers that, meses antes del golpe, his father accommodated the artist to protect him: “Yo dormí como three meses en el living de mi casa y Juan Manuel en mi dormitorio”, he evokes.

“He was like an otro padre para mí. The first man who gave me a long dress was Juan Manuel,” he added.

Consultada sobre qué lévó al cantante y su padre a distanciarse posteriormente, cree que influyó la negative del representative -que ya en democracia fue accusado de integrar una banda de secuestros extorivos junto a represores de la dictavaramolos a. , para safeguardarlo.

With his return in 1983, el ‘Nano’ renewed his commitment to meet with hijos de desaparecidos or sing for Madres de Plaza de Mayo tuvieran su casa.

Un público argentino al que le une, reveló recently Serrat, “por encima de todo, una confianza común”. Porque igual actua en escenarios populares, como La Bombonera de su amado Boca Juniors, o de alta alcurnia, como el Teatro Colón. Y ejerce como una suerte de oráculo al que se le pregunta todo acerca del país.

“Por mucho que pretenda irse, no se va a ir. Se va a quedar aquí entre nosotros”, ríes Heredia. Porque para Argentina, Serrat es, sentencia Smerling, un Carlos Gardel más. No nacieron allí, pero nunca importó.

Rodrigo Garcia

(c) Agencia EFE

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *